El germen de Reincidentes se encuentra en la banda sevillana Incidente Local, que tuvo un fugaz paso por la escena de su ciudad entre 1985 y 1986.

Después de este bagaje que no quedó en anecdota, Reincidentes dio un gran paso hacia su consolidación al grabar en los estudios de Juanjo Pizarro, un músico local ya por entonces muy respetado en la escena local. La maqueta que salió de aquel estudio les sirvió para participar en un concurso de rock promovido por la Diputación de Sevilla en 1989, donde quedaron finalistas. Desde entonces, Reincidentes ha crecido y desarrollado su personalidad, convirtiéndose en una de las bandas de rock de corte más social de Andalucía y, por supuesto, del Estado Español. Entre sus temas más conocidos están “Andalucía entera” (dedicado al pueblo de aspiraciones comunistas Marinaleda), “La historia se repite”, “Camela-3” (crítica a la manipulación informativa, atacando directamente a la cadena de televisión Antena 3), “Vicio”, “Hablando con mi cerebro”, “Un pueblo” (sobre el conflicto vasco, con la colaboración de Fermín Muguruza) o “Ay Dolores” (dedicada a las mujeres maltratadas, y donde se incluyen coros flamencos).

En su obra queda claramente reflejada su ideología de izquierdas, como demuestran temas como “Sáhara adelante” (de apoyo al Sáhara Occidental), “México levanta” (en favor del movimiento zapatista), “La republicana” (en favor de la República Española) o “Resistencia” (de apoyo a la Revolución Cubana).

Sus visitas a América Latina han sido numerosas, desde hace años, es habitual que giren anualmente por Argentina, Chile, México o Colombia, países donde sus mensajes son recibidos con los brazos abiertos.

Además de los componentes habituales, la banda ha contado con la colaboración en algunos temas de músicos como Rosendo, Juanjo Pizarro, Enrique “el Drogas” de Barricada, Mohamed de Mägo de Oz, Kutxi Romero de Marea, Iván Jiménez “el Flaco” de Out’n outers, Robe Iniesta de Extremoduro, Evaristo de La Polla Records y Gatillazo o Fermín Muguruza, de Kortatu y Negu Gorriak.

Sus dos últimos trabajos, Aniversario y el nuevo Awkan, son auténticos documentos que aúnan la ideología del grupo con su modo de hacer rock, y quizá sea este el verdadero secreto de la vigencia de Reincidentes durante tantos años.